General

Llorar sola en un BMW

Imagen

El anuncio del Politburó del Partido Comunista Chino de abrir las puertas a la economía de mercado y airear con inversiones extranjeras las anquilosadas estructuras financieras del sistema responde a la necesidad de acelerar un crecimiento ahora estancado. Sin embargo, la necesidad de encontrar consumidores que insuflen aire nuevo a través del consumo busca la consolidación de la llamada clase media china (estimada hoy en unos 200 millones de personas). El auge del consumo, sobre todo entre la población joven y urbanita, está cambiando el modus operandi de un país entero que se mueve a marchas forzadas, y que ve como los antiguos valores solidarios anclados en el comunismo más arcaico dan lugar a generaciones enteras de ciudadanos altamente individualistas, y en ocasiones muy egoístas, que emulan el crecimiento personal made in USA a la imagen y semejanza del Gigante Asiático, una combinación explosiva que se traduce en un nuevo prototipo de ‘ciudadano-consumidor’ de carácter muy ambicioso.

La nueva república consumista de china, personificada en la juventud de las grandes ciudades, busca consumir a toda costa, sea cual sea el medio. En metrópolis como Shanghai o Beijing no es extraño encontrar en los parques públicos auténticas ‘subastas de citas’ en la que los padres buscan pretendientes para sus vástagos como si de mercancía se tratase (léase mercancía en sentido literal).

Los sendos programas de televisión emitidos por las cadenas estatales dan buena cuenta de este nuevo perfil consumista, en ocasiones con un tinte esnob de nuevo rico, que impregna a las generaciones más jóvenes. Todavía es recordado el programa televisivo sobre citas If you Are The One (si eres el elegido) de la televisión de Jiansu en el que uno de los pretendientes ofrecía a la concursante”‘un paseo romántico en bicicleta por las calles de Beijing”. “Prefiero llorar sola en un BMW”, replicaba  Ma Nuo, de 22 años. El programa fue duramente criticado por el Gobierno  y llegó a clausurarse, pero igual que Ma Nuo, quien, por cierto, reconoció que lo único que perseguía “alcanzar un mejor nivel de vida”, millones de jóvenes chinos esperan impacientes la oportunidad para escalar en la escala social, aun saltándose algunos peldaños. Por cierto, hoy Ma Nuo goza de enorme popularidad y ha podido culminar su sueño de convertirse en modelo profesional.

Anuncios

Un comentario sobre “Llorar sola en un BMW

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s