china·General·international relations·politic

Tensión en Asia Oriental

Imagen

La creación unilateral por parte de Pekín de una Zona de Exclusión Aérea en el Mar de la China Oriental ha reavivado las tensiones en Extremo Oriente hasta el punto de provocar un ambiente prebélico entre  Japón y el Gigante Asiático. Pero, aunque las disputas territoriales por el diminuto archipiélago de Sendaku (Diaoyu en mandarín) han ido in crescendo en los últimos meses, el “choque de trenes” de Extremo Oriente tiene un fundamento puramente estructural que tiene su origen en el nuevo equilibrio geoestratégico de la región.

Los aviones estadounidenses y japoneses sobrevolando la zona y la consecuente decisión de Pekín de fletar por primera vez en su historia a su portaviones más allá de las costas de China continental han contribuido sin duda a elevar el tono en las relaciones entre los vecinos asiáticos, pero sus disputas responden más bien a las nuevos equilibrios de poder que a incursiones militares.

Pekín, antiguamente aislada en el plano internacional, ha encontrado ahora en Corea del Sur un inesperado aliado en materia comercial y estratégica, contribuyendo a ahuyentar la ingerencia militar de Estados Unidos y el miedo a la amenaza japonesa. Por su parte, Japón, enemigo acérrimo de la China comunista, ve ahora en el País del Centro un nuevo socio económico que puede dar salida a la situación de estancamiento, pero al mismo tiempo una seria amenaza militar y comercial muy cerca de sus costas. Por último, Estados Unidos, antaño árbitro en las contiendas internacionales más allá del Pacífico, se ve relegado ahora a contentarse con ser un mero espectador pasivo, aun conservando la fuerza militar otorgada por sus bases militares al sur del Paralelo 38.

El nuevo equilibrio de fuerzas de Asia Oriental coincide además con la llegada al poder en toda la región de políticos conservadores con una gran carga ideológica nacionalista. China y las dos Coreas con mandatarios de origen prácticamente dinástico (lo es el Presidente Xi Jinping, hijo del exdirigente comunista Xi Zhongxun, así como Kim Il-sung, hijo del Querido Líder Kim Jon-Il, en Corea del Norte y Park Geun-hye, hija del dicador Park Chung-hee), y Japón, con un Presidente de corte liberal (Shinzo Abe) que no ha dudado en hurgar en fantasmas del pasado, como lo demuestra su decisión de rearmarse ante la amenaza China o revisar las disculpas oficiales que el país del Sol Naciente ofreció a Pekín por su invasión durante la guerra sino-japonesa…

Las cartas están echadas en un tablero en el que pocos quieren dar su brazo a torcer pero en el que todos tienen la obligación de ceder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s