General

¿El fin de las dinastías asiáticas?

0427-Taiwan-Opposition-presidential-candidate

 

El 22 de septiembre de 2013 el Tribunal Popular de Jinan condenaba a Bo Xilai, alcalde de Chongqing, una de las ciudades más pobladas del gigante asiático, a cadena perpetua tras un juicio sumarísimo cuya sentencia acabó siendo televisada en todo el país. El caso de Bo se convirtió en la comidilla de toda China, y no es de extrañar. Era la primera vez que el gigante asiático aplicaba un castigo ejemplar a un cargo tan alto, y es que, además de su carisma, el exgobernante es hijo del mismísimo Bo Yibo, uno de los Ocho Inmortales del Partido Comunista de China. Muchos atribuían la mano negra, no solo de la sentencia, sino también de la propia acusación, a su competidor por hacerse con el control del partido, un tal Xi Jinping, actual Presidente del país y entonces miembro del Politburó del PCCh, un desconocido años atrás para la mayoría de los ciudadanos del país a no ser que les recordasen su parentesco: nada menos que Xi Zhongxun, antiguo viceprimer ministro de China uno de los fundadores de la guerrilla comunista que combatió contra el Kuomintang en el norte del país. La guerra entre las familias del PCCh es, pues, literal, se trata de enfrentamiento entre los llamados príncipes, esto es, hijos de laureados dirigentes que acompañaron al Gran Timonel en la fundación del país.

El 23 de abril de 2012 Park Geun-hye ganó las elecciones de Corea del Sur, convirtiéndose así en la primera mujer electa en ejercer el control del país. Desconocida para muchos occidentales, Park era nada menos que la hija de Park Chung-hee, el militar que gobernó Corea con mano de hierro entre 1961 y 1979. De su padre heredó el carácter, el conservadurismo y la mano dura. El pasado mes de noviembre una manifestación contra la reforma laboral y la decisión del Ejecutivo de cambiar los libros de texto de historia fue duramente reprimida.

El 29 de diciembre de 2011 Kim Jong-Un tomaba las riendas de Corea del Norte tras el fallecimiento de su padre, Kim Jong-Il. El Joven dirigente se encargaría así de perpetuar la dinastía de los Kim, iniciada en 1948 por su abuelo Kim Il-sung. A pesar que en un principio la prensa y algunos gobiernos occidentales pensaron que el joven dirigente abriría lsa puertas del país comunista, lo cierto es que hasta el momento todo hace pensar que su intención no sea otra que la de continuar la senda marcada por sus parientes.

El 14 de diciembre de 2014 Shinzo Abe era reelegido Primer Ministro de Japón, después de unos años en la oposición. El gobernante nipón, cuyas reformas económicas dieron lugar al neologismo ‘Abenomics’, dedicó toda su vida a la política, como demuestran su carrera profesional en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón. Sin embargo, la afición de venía de familia, pues Abe es nieto de Nobusuke Kishi, Primer Ministro de Japón entre 1957 y 1958, conocido por las atrocidades cometidas en el territorio ocupado de Manchuria, en el noreste de China.

El sábado 14 de enero de 2015 Tsai Ing-wen fue elegida Presidenta de Taiwan. La representante del Partido Demócrata Progresista se hizo con el cargo después de derrotar al Kuomintang, abriendo una nueva página en la historia de la República de China, pero también en la estirpe de gobernantes que han ido sucediéndose en Asia oriental en las últimas décadas. Y es que, a diferencia de los casos anteriormente citados, Tsai Ing-wen es la única dirigente de un país que no  debe nada a sus padres o abuelos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s